fbpx

A tu cliente no le interesas.

Y si no sabes cómo pararle los pies, con autoridad, liderando la negociación y demostrando seguridad en ti mismo, acabarás bajándote los pantalones ante cualquier petición.

Respóndeme a lo siguiente:

¿Te arrepientes demasiadas veces cuando dices Sí, en situaciones donde deberías haber dicho No?

¿Sientes remordimientos y culpabilidad cuando dices No a un cliente?

¿Pones buenas caras cuando aceptas una propuesta que no te apetece conceder, arrastrando la frustración y la mala leche durante varios días?

¿Te manipulan muchos clientes para conseguir favores?

¿Sientes que se aprovechan demasiado de ti?

Si la mayoría de tus respuestas, son afirmativas, siento decirte que…

…sufres del síndrome del sirviente y te encanta complacer.

Crees que el cliente siempre tiene la razón y todo lo que te pide va a misa.

  • «Cómo le voy a decir No» pensarás. 
  • «Si le entrego muchísimo valor, por encima del que está pagando, estará conforme y me dejará tranquilo».
  • «Este cliente es diferente, debo aceptar lo que me pide»

O mejor aún.

  • «Esta vez se lo haré gratis, seguro que la próxima vez ya no me lo volverá a pedir».

Así es como empieza el curso: Cómo saber decir No a un cliente, donde te cuento con pelos y señales la mejor estrategia a seguir para rechazar propuestas disparatadas de clientes, sin estropear la relación. 

Muchos de los problemas en tu trabajo se reducen a una simple acción

Saber decir No

Si no tienes un proceso claro en la gestión del No, puedes sufrir consecuencias terribles. Lo peor de todo, es que pasados los años, las veas como algo normal, que a todo el mundo le ocurre lo mismo y forma parte de tu salario,

Presta atención y dime si no te resulta familiar:

  • Sentimiento de trabajar para el cliente en lugar de para tu empresa.
  • Atender al cliente con actitud servil.
  • Tener un trabajo poco o nada valorado por el cliente, por mucho tiempo y esfuerzo que le dediques.
  • Tener clientes antiguos, con mayor poder de negociación, acostumbrados a que no se les cobre nada por servicios o favores extraordinarios.
  • Sobrecompensación de errores, con más gestiones gratuitas por miedo a perder al cliente y por tener un sentimiento de culpa desmedido.
  • Hacer concesiones gratuitas como si fueras una Kalashnikov.
  • Aceptar todas las peticiones de clientes como si estuvieran incluidas en su contrato por evitar conflictos.
  • No tener un criterio único en la gestión de cada cliente.
  • Cobrar a costes ridículos por servicios de mayor valor sin saber cómo revisar tarifas al alza.
  • Trabajar fuera de horario para completar todas las tareas adicionales impuestas por el cliente.

Estos son problemas reales, no vienen de libros ni de teoría barata. Y sólo hay una forma correcta de gestionarlos.

Cuando actúas con la autoridad suficiente para  rechazar peticiones desproporcionadas sin estropear la relación, cuando propones alternativas para cerrar condiciones que te favorecen y cuando pierdes el miedo a las situaciones de conflicto, es entonces, cuando la rentabilidad de la empresa empieza a aumentar.

Pero claro, cuando negocias con complejos, con actitud servilista y empiezas a titubear, sólo te puede salir por la boca un:

«Por supuesto, aquí lo tienes»

«Toma, todo tuyo»

«Espero que te sirva»

«No faltaba más, ahora mismo»

Todo por no tener la mentalidad adecuada y no saber gestionar el No como herramienta negociadora. 

Este curso te interesa si quieres dejar de ser un negociador de gelatina

Seguro que pensarás que muchos de los motivos por los que accedes a peticiones de clientes, estarán justificados a la perfección.

Déjame decirte que si quieres empezar a corregir tu situación, deja atrás la mentalidad de negociador de gelatina. 

  • Titubeando con cada pregunta incómoda por no conocer tus límites.
  • Temblando al escuchar el típico «Lo tomas o lo dejas» o «Tengo a diez más interesados», poniéndote contra las cuerdas sin saber muy bien cómo reaccionar.
  • Sin plantear soluciones alternativas.
  • Aceptando cambios en las características del producto o servicio porque tienes a tu proveedor presionándote para subir tarifas.
  • Siendo una Kaláshnikov de concesiones, diciendo a todo Sí, sin importarle la pérdida de margen.

Te lo cuento así de crudo porque he sido una persona que durante años, he regalado mi trabajo por simple miedo al conflicto. Me resultaba más fácil complacer a compañeros, jefes, proveedores y clientes, que enfrentarme a ellos.

No pienses que mi interés es faltar a nadie o hacer de menos al que esté en esta situación.

Nada más lejos.

Lo he sufrido, más que nadie. Por eso quiero que cualquiera que esté pasando por lo mismo que he pasado yo, se ahorre años de frustración y pérdida de autoestima por no llegar a objetivos o ver que nadie satisface sus intereses.

Y es que las razones por las que se adopta esta actitud pueden ser muy diferentes

Miedo.

Necesidad.

Falta de confianza.

Pero la consecuencia siempre es la misma:

Pérdida de oportunidades.

Frustración por no cumplir objetivos.

Pérdida de rentabilidad.

Deja de ser un negociador de gelatina, negociando y gestionado a clientes con cierta actitud de  indiferencia por el acuerdo y la mentalidad de «sea cual sea el resultado de la negociación, no me va a afectar», por tener más oportunidades esperando a la vuelta de la esquina de las que puedes aceptar.


CURSO: Cómo saber decir NO a un cliente.

  • 74 € IVA incluido.
  • Pago seguro con tarjeta de crédito Visa o Mastercard.
  • Haz clic en el botón de compra.

¿De donde ha salido este curso?

El origen viene de una de mis primeras formaciones a una empresa que me pidió ayuda con su equipo de vendedores. Ofrece servicios de outsourcing a otras empresas que necesitan externalizar gestiones administrativas. 

¿El problema? Casi todo el equipo de técnicos tenía una actitud servilleta que no hacía otra cosa más que mermar la rentabilidad de las cuentas asignadas, haciendo favores continuos, aceptando servicios gratuitos y aumentando la carga de trabajo, perjudicando la calidad del resto de servicios.

Por eso, desde el primer día definimos unos objetivos claros. Objetivos que tú, si compras el curso, te puedes marcar y conseguir en un tiempo razonable:

  • Saber decir NO al cliente sin perjudicar la relación.
  • Gestionar el miedo al conflicto con el cliente.
  • Aumentar el nivel de tolerancia a situaciones incómodas con el cliente.
  • Reducir el tiempo dedicado a excepciones de clientes que quitan tiempo a tareas de mayor valor.
  • Cambio cultural empresarial acabando con el círculo virtuoso de petición –> concesión gratuita.

Esta puede ser tu transformación si compras el curso:

Del antes…

Concesiones continuas por el remordimiento de ofender al cliente.

Miedo al conflicto por tener que rechazar una petición.

Ser incapaces de dar malas noticias.

Mostrarse en ocasiones muy a la defensiva porque el cliente te pone de muy mala leche con tanta petición.

Oídos sordos de muchas de las exigencias del cliente con la esperanza de que se le olviden y poder seguir tranquilos sin tener que ceder.

Sobrecarga de trabajo por resolución de incidencias causadas por el cliente.

Trabajar fuera de horario por no recibir la información en el plazo estipulado al no imponer un criterio definido.

Sufrir continuamente el «Lo quiero para ya».

Al después…

Actuando en favor de tus intereses y los de tu empresa, en lugar de trabajar exclusivamente por el cliente.

Cobrando cada servicio extraordinario.

Teniendo definido el tipo de compensación a ofrecer para cada error, evitando sobrecompensaciones que merman la rentabilidad de la empresa.

Negociar la contratación de servicios urgentes que aumenten el nivel de facturación.

Teniendo un proceso claro para facturar servicios fuera de contrato y no incluirlos de forma gratuita.

Aumentar la rentabilidad del cliente con el cobro de gestiones extra.

Reducir el número de incidencias por tener más tiempo disponible, mayor dedicación a cada cliente y dejar de ir con el agua al cuello.

¿Tan difícil es decir NO?

El miedo a rechazar, a caer mal, a herir los sentimientos, a no cumplir objetivos, a no seguir el camino que el resto de compañeros, o el miedo a las represalias de tu jefe por no haber sido un perrito faldero del cliente, es algo muy habitual en las empresas. 

Tendemos a complacer en exceso, no cosa se ofendan. 

Lo mismo a ti te resulta fácil. No tienes complejos, te consideras un gorila espalda plateada y cualquier propuesta que se desvíe de tu objetivo es bloqueada con un No rotundo.

Si es así, y crees que aprender a decir No para mantener la relación intacta, desbloquear negociación que antes estaban paralizadas o reenfocar una negociación donde cualquier propuesta va en contra de tus intereses, no te va a servir de ayuda, lo acepto. Este curso no es para ti.

Sólo te diré que ser incapaz de decir No, o decirlo de forma muy alegre, sin tener en cuenta las necesidades de la otra parte, sin comprender la situación, de forma altiva y agresiva, te puede jugar una muy mala pasada. 


CURSO: Como saber decir NO a un cliente.

  • 74 € IVA incluido.
  • Pago seguro con tarjeta de crédito/débito Visa o Mastercard.
  • Haz clic en el botón de compra.

Información del curso

Conocerás las razones fundamentales de por qué no sabes decir No y de cómo superarlas.

Te contaré la actitud con la que transmitir poder en una negociación para dejar de tener miedo a rechazar peticiones que no hacen más que perjudicar cualquier acuerdo.

Te olvidarás de dar productos y servicios gratis como medida negociadora.

Dispondrás de técnicas que te permitirán tener recursos suficientes para saber decir No sin miedo a estropear la relación.

¿Cómo es el curso?

El curso contiene un documento PDF de 88 páginas, 35.654 palabras, donde te propondré ejercicios y ejemplos comunes de situaciones vividas con tus clientes.

Tendrás consultoría ilimitada durante los 3 meses siguientes a la compra. Me escribes por email y yo te responderé en un máximo de 48 horas.

¿Cuál es el precio? 

El precio del curso es de 74 € IVA incluido y jamás lo verás a un precio más bajo que el de ahora. Si acaso, subirá de precio, te lo garantizo.

Sólo existen tres situaciones posibles:

  • Comprarlo a este precio.
  • Comprarlo en un futuro a un precio superior.
  • Que el curso deje de estar disponible.

Pero a un precio inferior, im po si ble.

¿Hago factura?

Sí. Sólo tienes que escribirme desde el email con el que has hecho la compra del curso, incluyendo toda la información y te la envío.

¿Hay devolución de compra?

No, en ningún caso. Si tienes alguna duda de que este curso no vaya a cumplir tus expectativas, te recomiendo no comprarlo.

¿Cuándo podrás acceder al curso? 

En el momento de la compra, recibirás un email de forma automática con todo el contenido del curso para su descarga.

¿El pago es seguro? 

Completamente. Tanto para ti como para mí. El pago se realiza a través de Stripe, una de las pasarelas de pago más seguras y que más se utilizan en el mundo.

¿Tiene soporte?

Tienes soporte durante tres meses desde la fecha de su compra. Significa que podrás mandarme emails con cualquier duda relacionada con el curso y yo te la responderé en 48 horas.


CURSO: Cómo saber decir No a un cliente.

  • 74 € IVA incluido.
  • Pago seguro con tarjeta de crédito Visa o Mastercard.
  • Haz clic en el botón de compra.